“Stop and Go” una práctica muy útil en momentos de cambio.

Cuando las cosas cambian es necesario replantearse las estrategias, pero cuando las cosas cambian muy rápido, entonces hay que pararse, pensar, replantearse prácticamente todo y después salir a poner en marcha de forma inmediata lo que se haya decidido.

¿Es suficiente dedicar  algo más de ocho horas a considerar opciones y propuestas?. No parece mucho tiempo pero si las propuestas vienen de la mano de expertos, compartiendo esas horas con colegas, y con la sana intención de sacar conclusiones, la cosa cambia.

Sin embargo los expertos te dicen que lo que va a ocurrir con tu entorno de negocio es que está a punto de desaparecer tal y como lo conoces; que las reglas del juego han cambiado; que lo que hasta ahora hacías ya no va a ser valido.

Entonces empiezas a considerar alternativas nuevas y a tomar en serio aquello que te dijeron hace tres o cuatro años, a poner las neuronas a toda máquina para salir lo más centrado y rápido posible a ocupar el hueco que te corresponde en el nuevo panorama antes que otro lo ocupe.

El momento es comparable a una alerta de tsunami, tras ésta no hay duda sobre lo que ocurrirá a continuación, las opciones son quedarse en la playa a ver si la predicción es errónea, o ponerse a salvo con la mayor rapidez posible. El sector asegurador tiene que actuar rápido en relación con el tsunami que la sociedad 2.0, mezclada con la crisis financiera, está provocando.

Nuestros futuros clientes no han utilizado nunca el correo no saben que es el franqueo, la música para ellos es digital, las cosas ocurren en directo en sus pantallas de dispositivos móviles y la Unión Soviética nunca existió; en estas condiciones ¿Creemos que estamos adaptados a la sociedad que viene?, ¿Sabremos llegar a ellos de forma experiencial con nuestras propuestas?.

Algunas de las conclusiones de los expertos en  esta materia coinciden en que estamos muy lejos de alcanzar el nivel adecuado de interacción con nuestros futuros clientes, éstos buscan experiencias agradables con las marcas, necesitan sencillos procesos y disponibilidad total e inmediata. Sinceramente, hemos de correr mucho si queremos que la ola no nos deje fuera de juego en la orilla.

Los sectores tradicionalmente activos a la hora de adaptarse a los entornos socio-económicos está  a años luz de nosotros, los aseguradores, sin embargo han dejado un rastro claro a seguir, han aportado señales y hojas de ruta perfectamente claras. ¿Entonces?, solo es necesaria la actitud, actitud de los responsables de iniciar el cambio, no son otros si no los responsables de marketing y los de comunicación, ahí está la semilla para que germine el cambio.

La mala noticia es que hay que hacerlo más rápido que lo hicieron otros sectores y con mayor precisión, con menos posibilidad de cometer errores. Sin embargo la buena noticia es que sabemos lo que no hay que hacer, conocemos los errores de otros sectores y podemos aprender de ellos. Solo hay que asumir riesgo y empezar cuanto antes, en lo del riesgo somos expertos, solo nos falta la velocidad.

Un pensamiento en ““Stop and Go” una práctica muy útil en momentos de cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s