LA ASISTENCIA, ¿COMPLEMENTO O SEGURO?

Durante tres años he tenido la oportunidad de conocer desde dentro la realidad de las compañías de asistencia, como consecuencia de asumir la dirección comercial de una de las primeras del ranking, y puedo decir que me sorprendió la complejidad y el nivel técnico, desde el punto de vista de recursos y desde el prisma del establecimiento de coberturas y primas, que supone el día a día de una compañía de asistencia.

La sorpresa me la produjo una situación que viene de largo: la visión que se tiene desde fuera de las compañías de asistencia, casi como subsidiarias de las de seguros generales. Curiosamente en otros países éstas compañías comercializan productos de cobertura familiar, entre otras, pago anual y que tienen las mismas características que el resto de las modalidades de seguro. Sin embargo en España esa no es la realidad.

Mientras las compañías francesas de asistencia, pioneras en el mercado en España, mantienen carteras de clientes con pólizas anuales, en nuestro mercado su desarrollo se vio vinculado a la incorporación como complemento de productos financieros o de otras modalidades de seguro, dando lugar a un mercado dependiente de los vaivenes de evolución de ramos vinculados a riesgos denominados “masa” por su volumen de ventas.

La realidad es que por esa vía se produjo un movimiento de diferenciación de productos, como hogar y autos básicamente, a base de incorporar garantías que prestan éstas entidades, con el argumento que la gestión aseguradora ha de ir más allá y vincularse a la prestación del servicio. Resultado, cada día más garantías “complementarias” negociadas a precios muy bajos, frecuencias relativamente bajas y apreciación confusa por parte del clientes, que termina preguntando por la vitrocerámica y la bañera antes que por los niveles de capital de Responsabilidad Civil que ofrece su póliza de hogar.

En resumen las compañías de asistencia están muy especializadas en complementar los seguros de otras entidades, perdiendo posición, como aseguradoras que son, en la comercialización de pólizas orientadas a resolver los problemas de asistencia a los particulares y las familias; mientras la aseguradoras de hogar y autos las han utilizado para diferenciar sus productos, en lugar de innovar en la materia propia de su naturaleza aseguradora, profundizando en la esencia del riesgo y su cobertura.

En mi opinión las compañías de asistencia tienen una oportunidad de mejora muy importante, la oferta de productos de asistencia tiene suficiente fuerza para el consumidor, las soluciones que pueden aportar pueden facilitar enormemente la vida y la actividad de empresas y profesionales. Éste es un buen momento para que se planteen la esencia de su origen y entren en la oferta de productos imaginativos, innovadores y que les separen de la dependencia de otras modalidades de seguro, como lo demuestra la modalidad de asistencia en viaje.

Y en lo que se refiere a las aseguradoras de riesgos masa es posible que la diferenciación les pueda venir de la mano de integrar garantías profundamente aseguradoras, con límites adecuados, poniendo la atención en la compensación de daños, evitando que se produzcan casos como el que leí recientemente, en el que un asegurado de hogar vera destrozada su vida por la baja cobertura de Responsabilidad Civil que le pudiera cubrir las consecuencias de la caída de un árbol de su parcela, provocando una invalidez que no pudo atender, y por los que fue condenado a pagar más de un millón de euros.

Resumiría diciendo que la orientación hacia el objeto de cada modalidad de seguro redundaría en la mejor valoración de las aseguradoras, ya que evitaría que se produjeran situaciones de conflicto, generadas por la proliferación de garantías complementarias que terminan haciendo poco comprensible las condiciones en que se contrata la póliza. En definitiva bueno para todos.

3 pensamientos en “LA ASISTENCIA, ¿COMPLEMENTO O SEGURO?

  1. Comparto tus argumentos. La Asistencia viene muy bien a las compañías para complementar sus seguros. Pero claro, terminan desvirtualizados, son otra cosa.

    Así, sorprendentemente, hay entidades que parece que ya no comercializan seguros de Decesos (que debe sonar ‘muy feo’) y prefieren hablar de seguros de asistencia familiar, a base de sumar coberturas de Asistencia, Accidentes…

    Así que determinados servicios de Asistencia, por los que pagas, termina teniéndolos en varios seguros: el Multirriesgo Hogar, el supuestamente de Decesos, el seguro que te ofrece tu tarjeta de crédito…

    • Gracias en primer lugar Jose Luís, efectivamente has puesto un ejemplo que no deja ser sorprendente, ya que existe cerca de 22 millones de asegurados del ramos de Decesos, que ahora lo son de Asistencia Familiar, no digo que los productos no deban evolucionar, pero a veces los eufemismos nos llevan a situaciones de paradoja.

      Saludos

  2. La diferenciación de las empresa de asistencia, por lo menos en los países que no es seguro, es el complemento al producto principal y proceso en la entrega del servicio, mientras más agregue valor a los productos de vehículo y hogar de las aseguradoras más importantes serán las empresas de asistencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s