La crisis obligará a las entidades aseguradoras a aumentar su oferta “low cost”

Desde la consultora Tatum me facilitan el siguiente informe relativo a la crisis y cómo va a afectar a las entidades aseguradoras. Aun cuando creo más en la estrategia “easy buy”, fáciles de comprar y por lo tanto de precio adecuado, me ha parecido que su visión tiene interés para los que tenemos relación con el sector, seamos profesionales o clientes,  y  por ello lo incluyo a continuación.

logo_tatum_2008

La fuerte caída del consumo privado y de la actividad industrial provocarán una reducción del mercado de seguros, especialmente de los seguros de “no vida”.

El empeoramiento de los ratios de siniestralidad, sobre todo en riesgos de empresas, obligará a utilizar criterios de selección y tarificación más conservadores

Madrid, 24 Febrero de 2009.- tatum, consultora comercial, de marketing y de personas ha presentado el informe “El Sector asegurador en tiempos de crisis”, que analiza las características de la crisis actual, su origen, su impacto en las entidades aseguradoras y plantea algunas propuestas de interés para las entidades que quieran mantener o mejorar su posición competitiva y su cuenta de resultados.

La Crisis y el sector asegurador
En el informe, se describe la crisis actual como la suma de dos crisis simultáneas y globales: financiera y económica, que se realimentan, y señala cómo afecta cada una de ellas al sector asegurador.
Las entidades aseguradoras han resistido hasta ahora la crisis bastante mejor que el resto de entidades financieras. La realidad es que las aseguradoras, en gran parte debido a la particularidad de su ciclo productivo inverso (el pago de la prima es por anticipado y, por tanto, los ingresos se reciben antes de que se produzcan los gastos), no tienen los mismos problemas de liquidez que tiene la banca y cuentan con patrimonio suficiente para cubrir los riesgos de sus clientes.
El sector asegurador sigue el ciclo general de la economía real, pero con menor amplitud y un cierto retraso, lo que le permite disponer de un periodo de adaptación a los cambios de coyuntura.

Perspectivas del Sector Asegurador en España El sector ha tenido muy buenos resultados técnicos durante 2007, aunque algo inferiores a los de 2006. Los resultados de 2008 y posiblemente años sucesivos, empeorarán por diversas causas. Una de ellas es el menor encaje de las primas por desaceleración de la economía, debido a la caída del consumo y de la actividad empresarial, la ralentización de créditos y el incremento de impagado. Otra causa apunta al aumento de la siniestralidad en ramos sensibles a la coyuntura económica, por estar los riesgos asegurados ligados directamente al crecimiento de la morosidad, la disminución de tareas de mantenimiento en centros de trabajo o por fraude en riesgos patrimoniales.
Por último, la caída del rendimiento de las inversiones: en el sector asegurador durante 2007, el neto entre ingresos y gastos de las inversiones, supuso el 1,66% de las primas emitidas, representando aproximadamente el 20% de los beneficios después de impuestos.

Impacto de la crisis actual en los principales ramos de seguros El informe de la consultora tatum analiza el impacto que la crisis causará por ramos, centrándose en tres aspectos principales que los define: tamaño del mercado, prima media y siniestralidad. Algunos de los ejemplos son:
• Autos: descenderá la prima media por el fuerte nivel de competencia y también la siniestralidad, “tanto por intensidad como por frecuencia”.
• Hogar: se espera un crecimiento muy moderado, a causa del frenazo del sector inmobiliario, al tiempo que bajará la prima media y aumentará la siniestralidad.
• Vida Ahorro y PIAS: Se incrementarán de forma considerable. En los momentos de crisis económica se incrementan las tasas de ahorro frente a las de consumo.
• Salud Particulares: tanto la prima media como la siniestralidad se mantendrán estables.
• Decesos: es un producto que no se ve afectado por los ciclos económicos.

En lo que se refiere a los riesgos masas, en su mayoría contratados por familias, que sienten la necesidad de reducir sus gastos, resulta evidente la oportunidad de mantener los clientes actuales sensibles al precio y atraer nuevos clientes, con el desarrollo y lanzamiento de una nueva gama de productos sencillos, complementaria a la actual, diseñados con filosofía “low cost”, en los que manteniendo las características fundamentales de coberturas de los riesgos básicos, se hayan eliminado todas las garantías y servicios adicionales de “lujo o comodidad” con el fin de abaratar los precios de venta. Esta misma filosofía “low cost” deberá aplicarse tanto en el proceso de comercialización como en la gestión de las pólizas y los siniestros.

La fuerte caída del consumo privado y de la actividad industrial, que provocarán una reducción del mercado de seguros, especialmente de los seguros de “no vida”, obligan a las entidades aseguradoras a ajustar sus costes operativos, estableciendo un fuerte control sobre los gastos discrecionales, reduciéndoles al máximo e implantando en todos los niveles de la organización una clara política de austeridad.

España, en los productos de “no vida”, ha disfrutado durante los últimos años de un ciclo de mercado blando en el que las aseguradoras adoptaron una actitud flexible hacia la contratación de coberturas “delicadas” en la suscripción y una inicialmente moderada reducción de precios que se fue acentuando en años posteriores. Ahora estamos pasando a un ciclo de mercado duro donde ya se observan incrementos en las primas de los seguros. Estos cambios se deben, en primer lugar, al resultado de la volatilidad de las inversiones que han visto reducida su rentabilidad, o simplemente han perdido una parte considerable del valor que tenían antes del comienzo de la crisis, lo que afectará a las cuentas de resultados. El segundo factor corresponde al incremento de reservas debido al aumento de la siniestralidad.

El más que probable empeoramiento de los ratios de siniestralidad, sobre todo en riesgos de empresas, obligará a utilizar criterios de selección y tarificación más conservadores en el momento de suscribir nuevas pólizas o renovar las existentes y establecer procesos sistemáticos de inspección de riesgos previos a la contratación y durante la vigencia del contrato.

Las entidades aseguradoras deben preocuparse de que sus procesos fundamentales, tanto de negocio como de soporte, sean eficaces y eficientes en el nuevo entorno económico y competitivo. Para ello, deberán revisar cuidadosamente la situación de todos los procesos críticos, estimar el impacto que el cambio de escenario financiero y económico va a producir en cada uno de ellos, evaluar las alternativas posibles y su viabilidad según un análisis de sensibilidad y establecer los planes de acción adecuados, de acuerdo con su estrategia y estructura organizativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s